Home » Cervantes y su abuelo romano

Cervantes y su abuelo romano

Complutum, Alcalá de Henares

Antes de la conquista a los árabes y la construcción de las murallas medievales. Mucho antes de los Reyes Católicos y su entrevista con Colón; antes de Cisneros y su universidad, de don Quijote y Rocinante. Antes de Quevedo y el Buscón, de Lope y de Calderón de la Barca… Antes de todo eso, Alcalá de Henares, simplemente, era Roma. La gran sucesión de acontecimientos históricos en esta urbe a orillas del Henares y la caída de una civilización superlativa que sucumbió bajo otras que vinieron detrás, dejó casi olvidado el pasado latino de Alcalá, aunque su ciudad y sus gentes siempre ha conservado con orgullo el genticilio de “complutense”, en memoria de la Complutum heredera de Rómulo y Remo. Sí, Cervantes tenía un abuelo romano.

Los restos de esa ciudad romana quedaron durante siglos a las afueras de la actual Alcalá aunque hoy, debido a la expansión urbana, están junto a los bloques de viviendas. Un simple vistazo al parque arqueológico nos recuerda la bien ganada fama de urbanistas que tenían los romanos. Para erigirla eligieron un terreno amplio, llano, en la vega del río y, por tanto, con fácil acceso al agua. Hoy los restos que quedan a la vista nos dan la oportunidad de contemplar las termas con sus estancias correspondientes: aguas frías (frigidarium), agua tibia (tepidarium) y agua caliente (caldarium). También la zona de vestuario y el sistema de calefacción del edificio. (Todo el recorrido está perfectamente señalizado).

El yacimiento de Complutum nos permitir ver también los restos del auguraculum o lugar destinado a la adivinación de los augures y sacerdotes. Esto era un factor fundamental en la sociedad romana. Se hacía, entre otras cosas, examinando las vísceras de los animales tras su sacrificio. La zona central de la ciudad estaba ocupada por el Foro, donde se repartían los distintos edificios administrativos. La Basílica Civil era el lugar donde se aplicaba la ley y la Curia el recinto donde se reunía el gobierno local.

La Casa de los Grifos, protegida por una enorme cubierta, es un hermoso ejemplo de una vivienda urbana, de carácter señorial. No obstante estaba situada muy cerca del Foro. Es de una planta, tiene taberna, dos pórticos, estancias privadas y dormitorios, además de zona de recepción de visitas y comedor principal. Su colección de pintura mural romana está considerada como la mejor de la península ibérica. Actualmente se encuentra en proceso de restauración y, desgraciadamente, está cerrada a las visitas.

Hippolytus

Pero quizá el máximo exponente de esta ciudad romana, de esta Complutum que quedó atrás en los primeros siglos de nuestra era, sea la Casa de Hippolytus. Está algo separada de la propia Complutum, hoy abigarrada junto a un polideportivo, pero bien protegida. Es un edificio construido entre los siglos III y IV d.C., que formaba parte de una gran finca en los suburbios de la propia ciudad.

Estaba rodeado de amplios jardines y de un mausoleo en memoria de la familia de los Anios. Su función no era otra que la de un colegio en el que se educaba a los jóvenes de la nobleza urbana. El edificio tenía zona termal, piscinas y un pozo de agua para uso medicinal. El yacimiento está totalmente acondicionado para su visita. Destaca, prácticamente en el centro del mismo, un gran mosaico con motivos de pesca. La Casa de Hippolytus es uno de los pocos colegios de jóvenes conocidos de la Hispania Romana.

Uno de los elementos más curiosos o llamativos (como quieran) para los no iniciados en la materia son los llamados exedras. Eran bancos semicirculares al aire libre que formaban un espacio de reunión para actividades como la formación, la deliberación, la elección de magistrados, cenas comunales, comidas o servicios funerarios. Los investigadores consideran que en el colegio de Jóvenes de la Casa de Hippolytus habría, según el tamaño de la propia ciudad, entre unos setenta o noventa estudiantes.

Hoy, casi 2.000 años después, son muchos más los jóvenes que acuden a formarse a Alcalá, concretamente a su Universidad. Y es que la ciudad del Henares sigue siendo una lugar del saber y parte de su historia, concretamente su origen, sigue estando ahí, a ras de tierra, esperando a que vayamos a descubrirla. ¿Y usted que piensa de todo esto, amigo Sancho?

• Yacimiento de Complutum: Camino del Juncal, 12 (con C/ Jiménez de Quesada).

  • De ENERO a ABRIL:: 10:00 -14:00// 16:00 -18:00 (lunes cerrado excepto festivos)
  • De MAYO a SEPTIEMBRE: 10:00 -14:00// 17:00 -20:00 (lunes cerrado excepto festivos)

 Casa de Hippolytus: Avenida de Madrid, s/n (junto  Ciudad Deportiva El Juncal).

  • De ENERO a ABRIL: 10:00 -14:00// 16:00 -19:00 (lunes cerrado excepto festivos)
  • De MAYO a SEPTIEMBRE: 10:00 -14:00// 17:00 -20:00 (lunes cerrado festivos)
  • (La entrada a ambos lugares es gratuita)

Tlfno: 91 877 17 50

redpatrimonio@ayto-alcaladehenares.es

Madrid-Alcalá de Henares: A-2 (40,3 km)

Cercanías de Renfe (Líneas C2 y C7) (parada en la estación de La Garena)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.