Home » Admirar y comprender

Admirar y comprender

El Arqueológico Nacional y el vértigo del tiempo

Admirar y comprender. Desde los ancestros que tallaban el sílex y cazaban mamíferos gigantes hasta los romanos y árabes que nos dejaron monumentos, leyes, formas de ser y pensar. Hace tantos y tantos y tantos años. El Museo Arqueológico Nacional y el vértigo del tiempo. Su contenido resume la historia de todos los que, antes de nosotros, han habitado la Península Ibérica. Un recorrido por sus interminables salas nos permite admirar sus legados, algunos quizá minúsculos, como las pequeñas puntas de flecha, otros más grandes y conocidos, como la Dama de Elche. Unos de oro, como el Tesoro de Guarrazar, otros de barro, como los trozos de las primeras cerámicas.

Las colecciones forman parte de un todo, el que le permite al visitante comprender que uno forma parte de una historia, la del ser humano que ha habitado estas tierras y, más allá, la que ha pisado las regiones que baña el Mediterráneo.

Pero centrémonos en la Piel de Toro, la tierra de los íberos, de los celtas, de los astures, donde se asentaros los griegos y los fenicios, donde dejaron su impronta romanos, árabes, visigodos… El Museo Arqueológico Nacional te permite comprender que estás unido sin remedio con los huesos de Atapuerca, con la Estela de Solana de Cabañas de finales de la Edad del Bronce, con la Dama de Baza y la Dama Oferente, con los impresionantes artesonados mudéjares.

El Arqueológico te explica como la cerámica permitió evolucionar al ser humano pero, al mismo tiempo, le trajo también nuevas dolencias y enfermedades. Te ofrece la posibilidad de admirar el Bote de Zamora, un ejemplo de la perfección técnica que logró el taller de marfiles de la antigua Medina Azahara. Te permite admirar también la belleza de la Mezquita de Córdoba en una reproducción elevada que deja contemplar las columnas y arcos en su grandiosidad.

Mosaicos

Quizá por su monumentalidad son los mosaicos romanos uno de los elementos expositivos que más llamen la atención. Uno, en su ignorancia arqueológica e histórica, aún no se explica la laboriosidad de los romanos para juntar esas inmensas imágenes (tesela a tesela), que decoraban las villas hace 1,600 o 1,800 años.

Tiempo. Es algo con lo que debes aprender a relacionarte de forma correcta en el Arqueológico. De otra forma el vértigo terminará venciéndote. 7,000 años, 3.000 años y los objetos están ahí, al otro lado del cristal, para que los admiremos, para que los veamos, para que comprendamos que, al fin y al cabo, antes con piedra, luego con bronce y ahora con móviles, seguimos siendo parte de un todo. Y la historia seguirá, después de nosotros…

Museo Arqueológico Nacional C/Serrano 13. 28001 Madrid Tel. 915 777 912 www.man.es

El Museo Arqueológico Nacional fue fundado en 1867 por Isabel II. Su objetivo es ofrecer a todos los ciudadanos una interpretación rigurosa, atractiva, interesante y crítica del significado de los objetos que pertenecieron a los distintos pueblos de la actual España y del ámbito mediterráneo. Dispone de sala de Arqueología y Patrimonio, además de otras dedicadas a la Prehistoria y la Protohistoria, la Hispania Romana, Al-Andalus, la Antigüedad Tardía y la Moneda. También hay otras dedicadas a Grecia, a Egipto, Oriente Próximo, el Mundo Medieval de los Reinos Cristianos y la Edad Moderna.

Visitas guiadas Tardes en el Museo. Martes y jueves, 17:00

Familias Visitas-taller. Teatro. Los sonidos de la Antigüedad. Sábados de enero a marzo

EscolaresVisitas guiadas. Visitas-taller. Aula Virtual. Recursos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.