Home » La primera obispa

La primera obispa

Bárbara Clementine Harris

Es una tema no exento de polémicas en una institución de tanta tradición, pero las mujeres reclaman también su cuota de protagonismo en la Iglesia. Toda vez que ese debate está cerrado (al menos de momento, en el seno del catolicismo), es la Iglesia Anglicana donde se llevan produciendo movimientos desde hace ya años. Concretamente Inglaterra ordenó en 1994 a la primeras sacerdotes y en 2015 consagró a Elizabeth Jane Holden Lane, de 48 años, como la primera obispa de su iglesia.

Pero, con ser la cuna del anglicanismo, Inglaterra es actualmente sólo una más de sus provincias o territorios y en esto del acceso femenino a sus cargos de poder, no ha sido de los primeros países. Concretamente antes del caso de Elizabeth Jane Holden ya había mujeres obispas anglicanas en Estados Unidos, Canadá, Suráfrica, Australia y Nueva Zelanda. Y el honor de ser la primera de todas le cupo a Bárbara Clementine Harris, que en 1989 fue consagrada obispa de Massachusetts (Estados Unidos).

Nacida en 1930, Barbara había estudiado Teología Urbana, además de Publicidad y Periodismo. A los 19 años comenzó a trabajar en una firma de relaciones públicas de la que, posteriormente, lograría ser presidenta. Ocupó también distintos cargos en una empresa petrolera.

Bárbara fue una activista y luchadora por los derechos de los afroamericanos y participó en numerosas acciones y marchas que reclamaban la igualdad de oportunidades. Entre ellas estuvo presente en paseos y marchas por la libertad en los años 60, incluidas las marchas de Selma a Montgomery, dirigidas por Martin Luther King. Pero, toda vez que entre sus estudios se encontraba “la ciencia de Dios”, se interesó también por el ejercicio del sacerdocio. Fue ordenada diaconisa en 1979 y finalmente accedió al sacerdocio en 1980.

Cárceles

Mientras ejercía su ministerio en una ciudad del Estado de Pensilvania, Bárbara fue también capellana de cárceles y abogada de empresas industriales para cuestiones de política pública y social. En 1989, y en una ceremonia a la que asistieron unas 8.000 personas, fue ordenada obispa de la Diócesis de Massachusetts. El evento fue retransmitido a todo el mundo ya que era la primera mujer en ser ordenada obispa en la Comunidad Anglicana. El hecho generó alguna que otra polémica.

El compromiso social que había mostrado en los años 60 lo continuó ejerciendo posteriormente en su cargo eclesiástico. Y es que, como obispa de la Iglesia Anglicana, Bárbara Clementine Harris trabajó para erradicar el racismo, el sexismo y la homofobia. También luchó para ayudar a lograr la plena inclusión de todas las personas en la vida y los sacramentos de la iglesia. Se retiró de su cargo en 2003 y fue sucedida por otra mujer afroamericana, Gayle Elizabeth Harris.

Desde su retiro en 2003 hasta 2007 sirvió como obispa en la Diócesis Episcopal de la capital de Estados Unidos. Falleció en 2020, a la edad de 89 años. Lo hizo con el honor (seguro que ella no le daba importancia) de ser la primera mujer que llegaba al obispado. Otras le han seguido después, pero Bárbara marcó el camino…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.