Home » Los caramelos de Madrid

Los caramelos de Madrid

«La pajarita», 170 años de historia de la violeta

Muchos son los sabores que definen a una ciudad y más si hablamos de Madrid. El cocido, la tortilla, los calamares…En el universo dulce tenemos churros, rosquillas, torrijas o barquillos. Sin embargo el dulce más dulce de todos, el que más tiempo pasa en nuestra boca dando vueltas y vueltas sin parar presenta aquí, sin duda, el aroma y el sabor de la violeta. Son, sin duda, los caramelos de Madrid.

Sus comienzos se sitúan en el siglo XIX. Había finalizado la segunda guerra Carlista cuando Don Vicente Hijós y Palacio establece en la capital de España un despacho de cafés, chocolates, caramelos y tés. Acababan de reformar la Puerta del Sol y allí, en el número 6, colocó su establecimiento de productos selectos. Corría el año 1852 y el trono lo ocupaba Isabel II. Eran tiempos de cambio y los ciudadanos de Madrid, al hilo de los nuevos tiempos, buscaban novedades y delicatessen. Justo las que ofrecía Don Vicente en su nuevo despacho. El nombre surgió de las figuras que los contertulios de los cafés hacían con las servilletas de papel: La Pajarita. Dicen que se lo puso Miguel de Unamuno.

Allí se elaboraban varios productos, de los que comenzaron a destacar los dulces de violeta y rosa. El dueño del establecimiento había fabricado un molde específico para estos dos caramelos que imitaban ambas flores. Los madrileños se empezaron a inclinar por el segundo que, con el tiempo, se ha convertido en todo un símbolo, en los caramelos de Madrid. A través de guerras, cambios políticos, malos y buenos momentos, el aroma de violeta se ha colado bajo la piel y en la boca de sus habitantes.

Calle Villanueva

Ahora todo el mundo fabrica ya violetas. Pero fue “La Pajarita” la que comenzó su producción en aquel 1852. El establecimiento ya no está en la Puerta del Sol. Ahora se encuentra en la calle Villanueva, junto al Museo Arqueológico. Allí podemos encontramos una tienda deliciosa, con alma, con el sabor dulce de los caramelos “de toda la vida”. En La Pajarita se siguen fabricando las dos variedades (violetas y rosas) con sus respectivas formas originales. Tienen éxito, asimismo, sus bombones de chocolate con leche en forma de pajarita y sus Marrons Glacés, que sólo se venden en temporada de castaña. Su cartera se completa con caramelos ácidos desenvueltos, toffes, caramelos clásicos surtidos…

Sin embargo todo el éxito, sin duda, se lo llevan sus caramelos estrella. «Que hay que venir a Madrid, comprar una cajita y volver y saborear la capital cuando la lengua juega con la violeta hasta deshacerla. Sólo una más y cierro la caja. ¿Qué me has traído de Madrid?. Violetas, por supuesto. Hechas a mano, con tradición, cariño y esmero desde el primer día, desde aquel 1852».

La más antigua

La Pajarita es la bombonería más antigua de Madrid. Actualmente la rige la sexta generación de la familia fundadora. El respeto a la tradición y la calidad han sido las normas del negocio desde el primer día. En 1900 se estrenó la zarzuela «La Pajarita», cuya protagonista se adjudica el nombre de la confitería más famosa de Madrid. Durante toda su historia han sido muchos los visitantes ilustres que han pasado por el establecimiento, entre ellos miembros de la realeza española. La infanta doña Cristina, hija de Alfonso XIII, escribe: “Mi hermano Gonzalo y yo nos escapamos una vez, quiero recordar que a “La Pajarita”. También han sido clientes la Reina Fabiola de Bélgica, Lauren Bacall, la Infanta Doña Pilar o don Miguel de Unamuno. En 1912 José Canalejas, presidente del Consejo de Ministros, fue asesinado en el escaparate de la librería San Martín, después de recoger su pedido de caramelos, los caramelos de Madrid.

(Fotografías proporcionadas por «La Pajarita»)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.