Home » Recinto de dioses

Recinto de dioses

“Cuando era niño, y conocí el Estadio Azteca. Me quedé duro, me aplastó ver al gigante”. El músico argentino Andrés Calamaro es un conocido aficionado al fútbol, amigo íntimo que fue del fallecido Diego Armando Maradona. Los breves versos que inician este relato forman parte de una canción que le dedicó a uno de los templos de referencia del fútbol mundial, ubicado en la capital de México. El Azteca es una obra colosal, monumental, construida para avalar la candidatura mexicana a la Copa del Mundo de 1970. En su momento llegó a albergar a 110.000 espectadores, concentrados hoy en menos de 90.000 tras las sucesivas reformas. Pero más allá de los datos fríos, el Azteca conserva algo que no tiene ningún otro y que muy dificilmente llegará a tener nunca. Ese fue el escenario donde Pelé logró su tercer título mundial, en 1970 y donde Maradona ganó su campeonato del Mundo, en 1986. Los dos mejores que ha conocido la Historia se consagraron definitivamente en el mismo escenario. El Estadio Azteca, recinto de dioses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.