Home » Rematar un córner

Rematar un córner

Había vivido en Uruguay y Australia y ahora recalaba en España. Aquí, por fin, había hecho realidad el viejo sueño de escribir y publicar. Hablamos de literatura, de viajes, de política y dictaduras… Néstor entonces me reveló su auténtica pasión: el fútbol. Había sido profesional durante once años en su Uruguay y esa impronta, a sus casi sesenta, aún le quemaba la piel. Vivía, respiraba, soñaba fútbol. Una mañana amaneció con un golpe en la cabeza tras un encontronazo con la mesita de noche. “Subí a rematar un córner”, le explicó a su mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.